Geografía

La Villa de Valdecañas de Tajo (Cáceres) se encuentra situada entre la sierra de Valdecañas, que es una prolongación de Las Villuercas, la garganta Descuernacabras, la localidad de Mesas de Ibor y el río Tajo.  El clima es de tipo mediterráneo, aunque en Valdecañas se ve modificado, ya que el embalse próximo de su nombre suaviza las temperaturas, al actuar como acondicionador climático; eleva las invernales y modera las estivales. La temperatura media no sobrepasa los 16 grados y las lluvias exceden de los 700 mm anuales.  El municipio se sitúa a una altitud de 374 metros. El sustrato litológico es predominantemente pizarroso y el terreno es quebrado, fundamentalmente como consecuencia de la labor erosiva practicada por el río Tajo y la garganta Descuernacabras.  Debido a las características del suelo y clima, surge un paisaje típicamente mediterráneo, con subtipos de montaña.   La dehesa se conforma a base de encinas, alcornoques, herbáceas y matorrales. En las zonas de suelos más áridos, esta dehesa se degrada y predomina el matorral de olorosas (retamas, tomillos, jaras, etc). El olivo alcanza buen desarrollo en los suelos sobre pizarras, con numerosos ejemplares de acebuches.  La fauna es rica y variada: mayor, menor, acuáticas, pesca y todo tipo de aves. En la dehesa prosiguen las ganaderías ovinas y vacunas. En las zonas de montaña hay mayor representación caprina y apicultura.